Seminario San Pablo

   Hace diez años el Seminario San Pablo ya era una luz resplandeciendo para el evangelio en la Península de Yucatán en México. Hoy en día el haz de luz de ese faro está alumbrando hacia América Central y del Sur.

Comenzó en 1982 como un pequeño seminario sirviendo a Yucatán, y pronto se extendió a otras partes de México. Hoy es el Seminario Presbiteriano más grande del país (y el único en Yucatán), con alumnos de una tercera parte de los estados de México. Con su ministerio activo, podría llegar a ser el centro de educación teológica en el Hemisferio Sur; de hecho ya tienen alumnos que provinien de América Central.

     "Yucatán está estratégicamente localizado entre el Caribe y América Central y del Sur," dice el Rector de San Pablo Ricardo Santana (RTS '89). "Queremos alcanzar el mundo Hispano; actualmente ya tenemos alumnos de Belice y Nicaragua. Con la reciente adición del Programa de Educación a Distancia a nuestro currículum en cooperación con RTS, podemos fácilmente ofrecer entrenamiento excelente para líderes de toda Latinoamérica."

     "Los cursos de RTS pueden ser tomados ahora con el apoyo y asesoría a estudiantes en San Pablo," dice Andy Peterson, RTS Senior Vice-President para Educación a Distancia. "El seminario podría llegar el punto de lanzamiento para el Hemisferio Sur, especialmente si podemos encontrar los caminos adecuados para traducir los materiales al Español y Portugués."

     "Un buen número de pastores y laicos están ya interesados en la Maestría en Artes en Religión," nos dice Fredy Ramos (RTS '98), Coordinador de Educación a Distancia en San Pablo. "Esperamos que en el futuro podamos añadir programas de doctorado a nuestros cursos."

     Numerosas iglesias en los Estados Unidos ven el ministerio de San Pablo como crucial para el evangelismo en América Latina. "Apoyamos al seminario porque pensamos que puede se la luz resplandeciente de la educación de seminario en toda Latinoamérica," dice el Dr. Buddy Hollifield, pastor de la First Presbyterian Church in Zephyr Hills, Florida, y Vicepresidente de Desarrollo para San Pablo. El grupo de jóvenes de nuestra iglesia va a San Pablo una vez al año para ayudar y Hollifield, quien ha estado involucrado con el seminario por doce años, va cuatro veces al año pagando sus propios gastos.

     San Pablo inició en 1982 con sólo diecisiete alumnos. Antes de ello una familia de misioneros abrió una extensión del Seminario Presbiteriano de México de la Ciudad de México, a cerca de 1600 kilómetros de distancia. En tres años el seminario ya tenía cuarenta y cinco alumnos, y en los últimos cinco años ha llegado a 116 -ochenta y nueve en la Escuela de Teología y veintisiete en la Escuela de Música Sacra. En 1993 San Pablo cambió sus instalaciones de estar en el centro de Mérida a su campus actual.

     Cerca de 120 alumnos podría no sonar muchos, pero para Yucatán es un número significativo. Los evangélicos son sólo el diez por ciento de la población de Yucatán y los evangélicos Reformados son todavía menos; el resto son Católicos Romanos, la única iglesias permitida en México por cerca de cuatro siglos. La Iglesia Presbiteriana inició en 1872 y alcanzó a Yucatán en 1884. Desde sus inicios la denominación construyó escuelas bíblicas y estableció el Seminario Presbiteriano en la Ciudad de México.
San Pablo choir

     San Pablo es respetado por otras denominaciones mexicanas y espera recibir estudiantes de ellas. "Ofrecemos el grado de Licenciatura en Teología y Bachilleratos en Teología y Música," dice Wilbur Madera (RTS '96), Decano Académico de la Escuela de Teología. "La Iglesia Católica Romana reconoce nuestro coro de veinticinco miembros como uno de los mejores en el área y frecuentemente les invita a cantar. Consideramos esto como un alcance importante. El coro viaja tres o cuatro veces al año para promover el seminario en distintas iglesias en todos los estados de México, presentando música de los tiempos medievales hasta las modernos cantos de alabanza."

UNA DESESPERADA NECESIDAD POR LIDERES

     Los dirigentes de San Pablo están convencidos de que el seminario está creciendo tan rápido debido a la crítica necesidad de líderes evangélicos en México. Las estadísticas muestran que solamente 900 pastores ordenados sirven a una población Presbiteriana de cerca de 1,600,000. Más aún, la mayoría de los pastores actuales no están bien preparados.

     "En sólo cincuenta y cinco años hemos crecido de un solo presbiterio a doce con 160 iglesias en la Península de Yucatán," dice Ricardo. "Es emocionante, pero una iglesia creciente sin una dirección sabia es muy peligroso."

     Otros dirigentes no quieren que la iglesia continúe estando fuera de alcance con la cultura mexicana. "México es un país muy joven, con sesenta por ciento de la población con dieciocho años o menos," dice David Correa (RTS '99), Profesor de Estudios Bíblicos y Teología Práctica. "Necesitamos líderes fuertes, comprometidos con la educación Cristiana para alcanzar esta generación. Históricamente, la iglesia no se ha mantenido a la par con el crecimiento de nuestro país. México está cambiando a diario, y necesitamos líderes bien entrenados para ministrar aquí. Cada vez más jóvenes tienen la oportunidad de ir a la Universidad ahora, y nuestros pastores deben tener acceso a una formación sólida con el fin de comunicarse bien."

     Encontrar trabajo como pastor no es un problema en México. La mayoría de los alumnos de San Pablo ya están pastoreando alguna iglesia cuando vienen al seminario; usualmente regresan allí cuando se gradúan. Otros simplemente se gradúan y plantan una iglesia, especialmente a lo largo de la frontera con los Estados Unidos. En ocasiones las iglesias llaman al seminario preguntando si un alumno o graduado puede pastorear su congregación.

     Pero San Pablo enfrenta obstáculos difíciles tratando de proveer el liderazgo necesario. Primero, la mayoría de los alumnos vienen de áreas pobres y no pueden pagar sus estudios (ni tampoco sus iglesias pueden hacerlo). Los sueldos de los pastores usualmente son de $ 150 dólares al mes; y ya sea el pastor o su esposa frecuentemente tienen que buscar una segunda fuente de ingresos. Necesitan becas, las cuales son una ayuda. Los donativos vienen principalmente de los Estados Unidos ya que San Pablo no tiene los recursos.

     En segundo lugar, los diez profesores de tiempo completo de San Pablo están completamente sobrecargados, atendiendo deberes administrativos además de tener que enseñar. Más aún, no pueden dedicarse totalmente a sus clases porque deben pastorear iglesias con el fin de ganar el suficiente dinero para vivir. Mientras su sueldo de $ 2.50 de dólar por hora es muchísimo más elevado que el salario mínimo en México ($ 3.50 de dólar por ocho horas de trabajo), no es suficiente todavía para cubrir el costo de vida que es básicamente el mismo que en los Estados Unidos.

Students during class,...

in the library,...

and in chapel.

     Finalmente, el seminario desesperadamente necesita más instalaciones, especialmente dormitorios dado que el número de estudiantes ha crecido tan rápido. Este año tuvieron que cerrar tres salones de clases para usarlos como dormitorios para los setenta alumnos en el campus. Tanto el comedor como la biblioteca han tenido que ser usados como salones de clase. La construcción continúa en un dormitorio para noventa y seis varones, pero el avance es muy lento debido a la falta de recursos económicos y de mano de obra.

     "Los Cristianos en los Estados Unidos pueden ayudar en muchas formas," dice Fredy. "Una beca de $ 120 dólares al mes pagará por colegiatura, comida y hospedaje para un alumno. Necestiamos también ayuda en construcción; no solamente estamos construyendo dormitorios, sino tambien queremos construir casas para los profesores de tiempo completo para que vivan en el campus y tengan una mayor interacción con los estudiantes. Finalmente, seminarios y organizaciones misioneras pueden enviar profesores para ayudar en la enseñanza. Drs. Kistemaker, Whitlock y Pratt de RTS ya han impartido cursos para nosotros."

CAMBIANDO VIDAS

     Los profesores que han estudiado fuera de México saben cuánto pueden beneficiarse sus compañeros pastores y las iglesias Latinas con la educación de calidad de un seminario. "Mis años en RTS cambiaron mi vida," confiesa David Correa. "No solamente formó mi visión y objetivos sino también me dio una nueva perspectiva de la vida y ministerio. Cambió algunas de mis percepciones - y conceptos erróneos - y me dio todo un nuevo entendimiento de la Biblia. Quiero que mis hermanos aquí experimenten dicha educación."

     "Pienso que muchos en la Iglesia Nacional Presbiteriana de México han visto la importancia de una buena educación de seminario, pero no han tenido los recursos para proveerla," explica Buddy Hollifield. "La mayoría de los pastores han recibido una educación de Instituto Bíblico únicamente, a pesar de que su entusiasmo y amor por el Señor era infinito. Dado que más mexicanos están obteniendo grados de educación más avanzados ahora, algunas iglesias tienen laicos que están mejor educados que el pastor. La iglesia ahora reconoce que San Pablo puede producir líderes de iglesia bien entrenados que están cambiando vidas a través del Evangelio."

     No solamente las vidas de los mexicanos están siendo impactadas. Los miembros de Sugaw Creek Presbyterian en Charlotte, Carolina del Norte, conocieron a Fredy Ramos por primera vez cuando fueron a un viaje misionero a otra iglesia en Mérida. Inmediatamente se empezaron a llevar bien, y cuando él vino a RTS/Charlotte, la relación fue fortalecida y la congregación comenzó a apoyarle al ver su corazón por el evangelismo.

     Una cosa llevó a la otra y pronto un equipo misionero se encontró en camino hacia su ciudad natal en México para ayudar a construir una parte del edificio educacional de su iglesia. El viaje probó ser un cambio en las vidas de todos los integrantes del grupo.

     "Nuestros miembros experimentaron un crecimiento espiritual fenomenal en ese viaje," dice el pastor William Ralston. "Ellos perdieron su vuelo y llegaron cinco horas tarde. Para su sorpresa, los miembros de la iglesia esperaron pacientemente por ellos en el aeropuerto. La gratitud de los mexicanos parecía no tener fin. El alcalde les dio la bienvenida e hizo un festival en su honor. Los miembros de la iglesia quitaron aires acondicionados de sus casas para ponerlos en el lugar donde nuestra gente se quedó para que estuviesen cómodos. Los miembros del grupo tenían lágrimas en sus ojos cuando se dieron cuenta de que esta gente que tenía tan poco les daba todo a ellos."

     San Pablo podría ser el faro que alumbra la luz de Cristo hasta el extremo de América del Sur. Usted o su iglesia podrían experimentar esa gran bendición de ser alguien que ayude a dirigir ese haz de luz del faro.

Fredy Ramos & family

    Para más información, contacte:
al Seminario San Pablo,
ADMON #10 Atdo. Postal 136 Cordemix
97110 Mérida, Yucatán, México.
Llame al 011-529-941-0070.
Email: san_pablo@finred.com.mx.

Ricardo Santana & family



Reformed Quarterly, Volume 19, Number 2
© 2000 Reformed Theological Seminary
Articles may not be reprinted without permission.

Return to REFORMED QUARTERLY SUMMER 2000 CONTENTS
Return to REFORMED QUARTERLY INDEX
Return to RTS HOME PAGE

http://rq.rts.edu/summer00/sanpablo2.html
Last updated 7-21-2000 by KMc.